FANDOM


Shū Reishō
Información
Nombre Shū Reishō
Creador Ryu
Perfil
Cumpleaños 8 de Febrero
Altura 1,76 m
Peso 60 kg
Género Masculino
Familia Hisashi Reishō (hermano mayor)
Región Hoenn
Hogar Ciudad Portual
Ocupación Entrenador
Pokémon
Combusken
Grovyle
Zangoose
Metang
Bagon
Snorunt
Taillow

Shū Reishō (麗翔集, Reishō Shū) es un joven Entrenador Pokémon oriundo de la región Hoenn. Es particularmente conocido por su afán de enfrentarse a todos los entrenadores con los que se cruza para demostrar sus habilidades como entrenador. Su más grande aspiración es convertirse en el mejor Entrenador Pokémon derrotando a todos los entrenadores que pueda con ayuda de sus pokémon, para así mostrarle a su hermano mayor su valía.

AparienciaEditar

Es un joven algo alto, de complexión delgada, figura esbelta y tez clara. Tiene un despeinado cabello azabache, y unos profundos y cálidos ojos color castaño.

Su indumentaria consiste en una camiseta roja con algunos detalles de color blanco, por debajo de una chaqueta con capucha color vinotinto y un chaleco mate por encima de esta. Además, lleva pantalones largos de color negro y un par de cadenas colgando de sus pasadores como adorno, y utiliza unas zapatillas deportivas las cuales obtuvo como obsequio de su hermano. Así como la mayoría de los entrenadores, lleva una mochila durante sus viajes, la cual presenta motivos rojos y amarillos similares a llamas además de tener una huella similar a la de Blaziken impresa a uno de los lados.

PersonalidadEditar

Con un vistoso semblante alegre, siempre sonriente, Shū es una persona muy animada y extrovertida. Normalmente suele hablar mucho y distenderse rápidamente incluso con personas que no conoce, por lo que suele causar una buena impresión, o por el contrario puede llegar a ser fastidioso. Es optimista y sobretodo testarudo la mayor parte del tiempo, si cree que algo o alguien le supone un desafío, no dudará en afrontarlo aunque tenga que fallar muchas veces. Siempre está buscando alguien para enfrentar y se molesta cuando se encuentra con entrenadores que se creen superiores o que desprestigian a los demás tachándolos de novatos o cosas por el estilo.

Él es muy cariñoso con sus pokémon y constantemente procura su bien ya que lo considera sus mejores amigos. Él ha afirmado que es capaz de sacrificar su propia vida por sus pokémon porque ellos representan una parte muy importante de su vida y son quienes lo acompañarán y ayudarán en su camino a convertirse en el mejor entrenador pokémon. Además, él suele actuar con igual amabilidad con los pokémon de otros entrenadores o los salvajes, demostrando su gran aprecio hacia todos los pokémon. Asimismo, Shū detesta a los entrenadores que no valoran o que humillan a sus pokémon, llegando al punto de despreciar a los mismos.

HistoriaEditar

Hijo de criadores pokémon, Shū pasó toda su vida rodeado de diversos tipos de pokémon por lo que siempre tuvo una gran devoción hacia ellos. Ya desde pequeño, jugaba con los pokémon que sus padres cuidaban en su criadero y aprendía muchas cosas de ellos. Pero como cualquier niño tenía aspiraciones mucho más grandes a las limitadas por aquel pequeño criadero, él quería ver y saber aún más, sentía la necesidad de ver otros pokémon y saber de aquellos que no conocía. Sumado a eso, las maravillosas historias que su hermano mayor contaba cada vez que volvía a casa luego de un largo viaje con sus propios pokémon, hacían que su admiración por los pokémon se intensifique aún más. Aún así, sus anhelos de aventura no eran más que utopías teniendo en cuenta sus grandes dificultades para relacionarse con pokémon ajenos a aquel criadero.

Limitado en ese pequeño mundo, Shū realizaba "grandes torneos" entre los pokémon que le tocaba cuidar, imaginaba grandes batallas donde él se enfrentaba a pokémon desconocidos e incluso fantaseaba con enfrentamiento épicos contra otros entrenadores tal como escuchaba en las historias de su hermano. A pesar de esto, ya sea por miedo a fallar o por incredulidad, Shū nunca pensó hacer realidad estos ideales; hasta que cierto incidente lo puso a un paso de iniciar su propia aventura.

Era Shū de 10 años de edad cuando ocurrió un accidente "cotidiano" en el pequeño criadero de su familia. Su padre, en un pequeño descuido había hecho enfurecer a un Camerupt que, literalmente, "entró en erupción". El iracundo pokémon, comenzó a causar estragos en el criadero destruyendo algunas áreas e incluso una pared por la cual muchos pokémon asustados huyeron. El padre de Shū le encomendó la tarea de buscar, tranquilizar y traer de vuelta a todos los pokémon que habían huido mientras él se encargaba del Camerupt. Como no era la primera vez que sucedía algo así, Shū dejó al irascible Camerupt en manos de su padre mientras él partió en busca de los demás pokémon. Shū se adentró en un bosque a las afueras de Ciudad Portual confiando en que los pokémon se alejarían de la ciudad para ir a un ámbito más tranquilo. Él avanzó por el bosque hasta hallar un claro en el cual se encontraban reunidos todos los pokémon que habían huido, quienes extrañamente estaban muy calmados. Los pokémon observaban todos una misma dirección, por lo que Shū instintivamente dirigió su mirada hacia el mismo lugar que ellos. Fue entonces cuando vio una sombra, no... más bien la figura de un extraño pokémon. Él no podía decir con seguridad de que pokémon se trataba ya que no lo reconocía por su aspecto, ni tampoco recordaba haberlo visto en alguno de los libros ilustrados que su madre tenía. El misterioso pokémon tenía una atrapante silueta y unos inusuales pero cálidos ojos rojos que aprisionaron la consciencia de Shū. Parecía como si el pokémon tratara de esconderse de él entre los árboles, por lo que cada vez su figura se volvía más difusa y se perdía en la espesura del bosque; sin embargo, todavía podía verse claramente sus cautivadores ojos, que luego de un momento, desaparecieron instantáneamente. Shū siguió algo perdido por unos segundos para luego reaccionar y correr tras aquel pokémon, pero ya no lo encontró, sin duda se había ido.

Durante varios días Shū visitó aquel mismo lugar en busca de ese tan raro pokémon, pero no pudo ni siquiera hallar un rastro de él. Su padre le dijo que podría tratarse de algún pokémon muy raro que no se deja ver por los humanos muy a menudo, como un pokémon legendario. Al escuchar eso, el corazón del pequeño Shū se estremeció grandemente, la simple idea de haber visto un pokémon legendario así sea desde lejos lo conmovía mucho, pero al mismo tiempo lo entristecía al darse cuenta que probablemente no vuelva a ver a ese cautivante pokémon. Fue entonces cuando en lo profundo de Shū se materializaron nuevamente los sueños de toda su vida, pero esta vez de una forma distinta. Ya no era una vaga ilusión, la esperanza de volver a ver a aquel raro pokémon le hizo pensar en iniciar una aventura por su cuenta como soñaba desde niño; Si vuelvo a verlo, seguro lo voy a reconocer, esas palabras hacían eco en su interior y lo motivaban a emprender una aventura para buscar a ese pokémon, y en el camino descubrir nuevas personas y pokémon. Aún así esta idea permaneció en secreto durante un tiempo, aunque ya no como un sueño, sino como un objetivo concreto: Cuando sea mayor voy a iniciar mi propia aventura con los pokémon.

Pasaron un par de años y su idea seguía fija, pero había sufrido algunos cambios. Su hermano mayor ya no regresaba a contarle historias, él se estaba tomando las cosas más seriamente y se estaba convirtiendo poco a poco en un reconocido entrenador en muchos lugares. Shū nunca se sintió como la sombra de su hermano, sin embargo, sabía que alcanzarlo era algo irreal. Un día Hisashi regresó, pero ya no se quedó como acostumbraba, solo había llegado para explicarle a su familia que iniciaría un largo viaje a Johto y que probablemente se asiente en esa región. Sus padres se alegraron por los progresos de su hijo como entrenador, pero para Shū fue algo distinto. Él no entendía por qué, pero simplemente no podía considerar que este era otro "progreso" de su hermano. Para alguien ya "inalcanzable" y experimentado como Hisashi no debía ser nada nuevo emprender un largo viaje como el que estaba a punto de hacer, pero... entonces qué quedaba para Shū quien vivía solamente de anhelos futuros. Entonces Shū le preguntó a su hermano cuál era su meta y qué es lo que quería conseguir; Viajar y convertirme en el mejor entrenador pokémon. Sonaba simple, pero en ciertos aspectos coincidía con lo que Shū quería para sí mismo. Fue entonces cuando él se apropió del ideal de su hermano mayor como si fuera un reto, no, incluso más que eso... como si fuera su propia meta con la cual soñó toda su vida.

Finalmente su hermano se marchó sabiendo que muy pronto tendría un rival con el cual medirse y probar la fuerza de sus sueños. Entonces Shū le explicó a sus padres su deseo de viajar como desde un primer momento lo hizo su hermano, ellos tristes pero a la vez felices por ver marchar a sus dos hijos, le dieron todo su apoyo a su pequeño hijo para que finalmente pueda iniciar su aventura. Fue entonces cuando Shū inició su travesía para ser el mejor entrenador con una irrefrenable voluntad de hierro la cual lo motivaba como si se tratara de un río de lava recorriendo su interior.

EquipamientoEditar

Pokédex de Hoenn: Shū posee la enciclopedia virtual Pokédex de su región, obtenida como el último obsequio que su hermano le dejó antes de viajar a Johto.

PokémonEditar

En su equipoEditar

En casaEditar

Equipo en ShowdownEditar

Combusken XY
Combusken
 Tipo Fuego Tipo Lucha 
Grovyle XY
Grovyle
 Tipo Planta 
Zangoose XY
Zangoose
 Tipo Normal 
Metang XY
Metang
 Tipo Acero Tipo Psiquico 
Bagon XY
Bagon
 Tipo Dragon 
Snorunt XY
Snorunt
 Tipo Hielo 
Nv. 30 Nv. 29 Nv. 28 Nv. 28 - Nv. 25 Nv. 25
Hablidad: Mar Llamas Hablidad: Espesura Hablidad: Ímpetu Tóxico Hablidad: Cuerpo Puro Hablidad: Cabeza Roca Hablidad: Gélido
Envite Ígneo Tijera X Garra Brutal Puño Meteoro Doble Filo Granizo
Gancho Alto Puño Drenaje A Bocajarro Puño Bala Danza Dragón Alud
Puño Trueno Hoja Aguda Garra Umbría Puño Incremento Garra Dragón Ventisca
Tajo Umbrío Lluevehojas Puño Hielo Cabezazo Zen Colmillo Ígneo Canto Helado


CuriosidadesEditar

  • Detesta a los entrenadores que maltratan a sus pokémon.
  • Tiene un cierto gusto por los pokémon de Tipo Fuego y Lucha al igual que su hermano.

CitasEditar

  • Nadie puede llamarse a sí mismo entrenador sin antes haber sido entrenado por sus pokémon.
  • (A Hisashi) No, tú no vas a ser el mejor entrenador... porque ese seré yo.